3 tips para aumentar la concentración en época de exámenes

3 TIPS PARA DISPARAR LA CONCENTRACIÓN DE TU HIJO EN ÉPOCA DE EXÁMENES

¿Concentrarse?

Es complicado, sin duda.

Existen distracciones en todos lados.

Miras hacia un lado y está la televisión, miras a otro lado y está la tablet y el portátil. Por no hablar del móvil y sus miles de alarmas con cada notificación que llega diariamente.

Si a esto añadimos redes sociales, videojuegos o salir con amigos (algo que es bueno y se tiene que hacer) pues ya tenemos el cocktail perfecto para que concentrarse no sea una tarea precisamente sencilla.

Tu hijo en su día a día se encuentra con mil maneras de distraerse y, siendo sinceros, es verdaderamente difícil conseguir estar concentrado cuando se trata de dedicar tiempo a tareas o asignaturas que no te gustan o no te motivan especialmente.

Pero esto tiene solución y te la contamos en el post de hoy.

Descubre 3 tips prácticos y muy útiles para que tu hijo consiga concentrarse y supere con éxito la época de exámenes.

1_ Organizar el tiempo de estudio a través de un planning o planificador.

Tanto a nivel organizativo como para facilitar la concentración, crear un planning es una de las mejores (y más sencillas) estrategias de hacerlo.

Será tan fácil como realizar un cuadrante con las horas destinadas a hacer deberes, estudiar, hacer tareas en casa, actividades extraescolares y todo aquello que deba tener un hueco.

¡Eso sí! Lo decimos siempre porque es importante que no se olvide: los descansos deben de ser obligatorios. Son los encargados de aportar aire fresco al cerebro y los que conseguirán que su mente se despeje para afrontar una nueva tanda de estudio.

Una vez que la creación del planning haya terminado, es el momento de llevar a cabo una de las tareas más complicadas: cumplirlo. No solo a corto plazo, sino a lo largo de todo el curso escolar.

¿Te contamos algunos consejos para que esta estrategia salga bien?

Pues allá vamos:

  • Es importante que tu hijo defina el tiempo que va a dedicar a estudiar cada tarea, así como a los descansos.
  • Su tiempo de estudio debe de ser sagrado. Con esto queremos decir que mientras se está estudiando no se le puede molestar ni interrumpir.
  • Que evite las distracciones de móviles, tablet y ordenador, como redes sociales, vídeos y juegos, que son grandes consumidores de tiempo.

2_ Preparar el material que va a necesitar para evitar pérdidas de tiempo y conseguir que se marque un objetivo claro para cada sesión de estudio.

¿Cuánto tiempo crees que puede tardar tu hijo en preparar y cambiar de material de estudio?
Demasiado. Te lo aseguramos porque lo vemos día a día en la academia.
Y si está concentrado en una tarea y la acaba, puede perder la concentración o distraerse por tener que sacar el siguiente material.

¿Alguna solución? Claro, la hay y te la vamos a dar.

Cuando se vaya a poner a poner a hacer las tareas o estudiar, que prepare todo lo que vaya a utilizar: libros, libretas, reglas, rotuladores…

Lo cierto es que cuanto más claro tenga lo que tiene que hacer ese día, más fácil va a ser eliminar esos ladrones de tiempo y, a su vez, mayor va a ser la concentración.

3_ Mantener la constancia durante la sesión de estudio es fundamental.

Sabes que es difícil mantener la constancia de por sí, pues imagínate tener que ser constante en algo que puede frustrarte, que no te motiva y que, incluso, puede no gustarte.

Nos referimos a que tu hijo puede que no sea constante por diversas razones, como que la materia que estudie no le guste especialmente o, simplemente, no se le de bien.

Es importante que tu hijo sepa que ser constante es la clave que le ayudará a concentrarse y la que va a conseguir los mejores resultados en cualquier ámbito de su vida: salud, deporte, estudios…

¿Hay algún truco para conseguir ser más constante?

Aquí te proponemos uno:

Por cada 30 o 45 minutos de estudio, tu hijo se puede tomar de 10 a 15 min de descanso, premiándose con alguna actividad o elemento que le guste, como tomar un poco de chocolate negro, alguna fruta o escuchar un poco de música.

Esta estrategia es muy parecida a la Técnica Pomodoro, aunque difieren en que los tiempos de estudio y de descanso son diferentes.

Después de haber hecho una sesión de studio puede continuar con otra sesión y tomarse un descanso más largo. Aunque lo aconsejable es realizar sesiones de estudio que no sobrepasen las 2 horas de duración para evitar el aburrimiento, la sobrecarga y la fatiga mental.

Sospechamos que después de leer el post vas a querer compartir con tu hijo estos 3 consejos para que aumente su concentración a la hora de estudiar.

Probad qué tips le funcionan mejor y nos lo cuentas, ¿te parece?

¡Esperamos tu comentario!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.