Estamos en: Dos de Maig n.270 Barcelona     Teléfono: 934 462 533     Email: info@estuditeca.com     Whatsapp: +34 655120564 / +34 637997145     Skype: L'estuditeca MD
6 pasos para  preparar un examen cuando no sabes ni por dónde empezar
6 pasos para preparar un examen cuando no sabes ni por dónde empezar

6 pasos para preparar un examen cuando no sabes ni por dónde empezar

Es un sentimiento horrible, ¿verdad?

Me refiero a ese que ocurre cuando sabes que se acerca la fecha de un examen y, no es que no hayas estudiado nada, sino que no sabes ni por dónde comenzar a estudiar.

Es probable que el agobio, la frustración y estrés se apodere de ti, por eso quiero darte algunos consejos con los que te aseguro que, no solo va a aumentar tu rendimiento, sino que cambiarás por completo tu hábito de estudio, mejorándolo y consiguiendo mejores resultados en tus exámenes.

Mira el vídeo en el que te cuento los tips principales que más tarde desarrollo con trucos y consejos en el texto:

1. Prepara tu examen con antelación

¿Eres de los que esperan a última hora para comenzar a estudiar?

Si siempre que se acerca la época de exámenes te ocurre lo mismo, te diré que hay algo que puede asegurarte el éxito en un examen, y es comenzar a estudiar con antelación.

En L’Estuditeca siempre decimos que un examen empieza el primer día de curso, o el primer día que comienzas a dar esa materia, así que si empiezas a estudiar ese día tendrás mucho trabajo adelantado.

El estrés es un gran enemigo de la memoria.

Por esto, recuerda que dejar todo para el último día es muy mala idea, ya que el nerviosismo y el agobio puede traicionarte dificultando las posibilidades de que apruebes el examen o, peor aún, que obtengas un aprobado muy justito sin haber aprendido nada.

2. Organiza el espacio y tiempo de estudio que vas a dedicar a la preparación del examen

A la hora de preparar un examen, tener una buena planificación es la clave del éxito para obtener la nota que deseas.

Te aseguro que por complicado que pueda parecer, organizar el tiempo y las tareas te ahorrará un montón de tiempo en el futuro.

Por ejemplo, puedes planificar tu tiempo jornada a jornada, apuntando en tu agenda las tareas que quieres acabar ese día o los temas de la asignatura que tienes que estudiar. De esta manera tendrás una visión diaria de cómo vas avanzando en tu estudio, y esto te motivará para seguir estudiando al día siguiente.

También es importante que decidas en qué momento del día vas a estudiar y cuánto tiempo vas a dedicarle a la asignatura.

Como sabes, la rutina es importante, y estudiar todos los días a la misma ahora hace que establezcas un hábito que te facilitará el momento de ponerte a preparar el examen.

3. Elige diferentes técnicas de estudio

¿Sabes en qué tienes que basarte para estudiar cada examen?

Como imaginas, no es lo mismo preparar un examen de Física que uno de Historia, ¿verdad?

La clave es elegir una técnica de estudio diferente en función del tipo de examen que vayas a prepararte, así que lo bueno será que tengas tres o cuatro técnicas de estudio que se adapten por completo a ti.

Por ejemplo, si lo que vas a preparar es un examen de teoría un buen método de estudio puede ser realizar una lectura completa del temario, subrayar las ideas principales, y, por último, hacer un resumen o un mapa conceptual donde reflejes todo lo que has aprendido.

Para esto es muy importante que tengas a mano lápices, rotuladores y bolígrafos de colores para adornar tus apuntes con formas, dibujos o gráficos, ya que esto te servirá para activar tu memoria visual.

Si en tu caso tienes más memoria auditiva, lo que puedes hacer es grabar un audio con el temario que tienes que estudiar, y de esta manera, si estás realizando una actividad que no requiere de tu concentración, como puede ser pasear por la calle, puedes ir escuchando la grabación y comenzando a retener conceptos en tu memoria.

4. Realiza pequeños descansos durante las sesiones de estudio

¿Sabías que las personas que estudian de manera regular retienen mucho mejor la información que los que únicamente estudian de forma intensiva pocos días antes del examen?

Esto ocurre porque si vas acumulando temario sin estudiar día tras día, tu mente se sobrecarga y no estará al 100% de rendimiento cuando tengas que presentarte al examen.

Lo ideal es que estudies un poco cada día.

Por ejemplo, si tú ya tienes creado un hábito de estudio, puedes organizar tus sesiones estudiando 45 minutos y descansando 10 minutos.

Si aún no tienes un hábito de estudio creado, esta puede ser una buena forma de empezar:

Comienza con sesiones de estudio algo más cortas, de 20 minutos, y descansa 10 minutos.

De esta manera poco a poco podrás ir aumentando casi sin que te des cuenta tus sesiones de estudio.

Durante esos 10 minutos de descanso entre sesión y sesión, lo que puedes hacer para despejarte es escuchar algo de música tranquila, o comer un pequeño snack que te dé energía para continuar estudiando como, por ejemplo, un puñadito de frutos secos o alguna pieza de fruta.

5. Evita las distracciones o los ladrones de tiempo

¿Te imaginas que sumaras al mes todo el tiempo que le dedicas a cosas como mirar el smartphone, la tablet o la videoconsola?

Te aseguro que el número te sorprendería, ¿no crees?

El hecho de estar siempre rodeados de aparatos electrónicos hace que la productividad disminuya considerablemente.

¿Y qué puedes hacer tú al respecto?

Pues algo muy sencillo. Y no, no te voy a decir que apagues el móvil, sino estas dos opciones que te van a ayudar a concentrarte y mejorar tu productividad a la hora de preparar un examen:

Silenciar el móvil

Es una de las mejores opciones para no distraerte, ya que dejará de sonar y podrás concentrarte en lo que verdaderamente estás haciendo. Procura tenerlo lejos de ti para evitar la tentación de mirar la pantalla.

Desactivar las notificaciones

Esta opción es incluso mucho mejor que la anterior. Cuando silencias el móvil, su sonido ya no te interrumpe, pero sigue apareciendo en tu pantalla todo tipo de notificaciones a la vez que la luz del teléfono se activa con cada una de ellas. Para que esto no ocurra, desactiva las notificaciones tanto de Whatsapp como de redes sociales.

Con estos dos trucos podrás comprobar cómo tu rendimiento, concentración y productividad se multiplican.

6. Descansa y come de forma saludable

La alimentación juega un papel fundamental en los resultados de tus exámenes y en tu vida en general.

Las neuronas necesitan energía para estar activas, así que incorpora a tu dieta alimentos ecológicos y saludables que te ayuden a mantener la concentración y que actúen como gasolina para tu cerebro.

Algunos de ellos pueden ser: cereales integrales, pasta, yogures desnatados, verduras de hoja verde, pescado o frutos secos.

Todos ellos te ayudarán a potenciar tu aprendizaje en época de estudios.

Y si a esto le sumas el hecho de descansar bien por la noche, ya tienes mucho camino avanzado hacia el éxito en tus exámenes.

Recuerda que es importante que la noche la dediques a descansar un mínimo de 8 horas, para así mantenerte fresco y poder sacarle el máximo partido a las horas del día.

¿Qué te han parecido estos 6 consejos para preparar un examen? ¿Conoces algún otro que consideres infalible?

Me encantaría leerlo en la zona de comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿A dónde te enviamos la Guía?

GRATIS

Nombre

Correo Electrónico

¿A dónde te escribimos?

GRATIS

Nombre

Correo Electrónico

¿A dónde te enviamos la Guía?

GRATIS

Nombre

Correo Electrónico

¡Ey! Espera.

Únete a nuestra comunidad y Benefíciate de recursos gratuitos relacionados con el Refuerzo Escolar, la Orientación Académica y Familiar y la Gestión de las Emociones.

Nombre:

Correo Electónico: