Cómo evitar quedarse en blanco en un examen

Cómo evitar quedarse en blanco en un examen

Seguro que si lo has vivido, su recuerdo no es nada agradable.

Uno de los peores sentimientos que puedes experimentar a la hora de enfrentarte a un examen es el de quedarte en blanco.

Y es que olvidar todo lo que has aprendido tras horas de estudio es bastante agobiante, por eso es bueno que sepas algunos de los factores implicados en que esto suceda.

Estas son algunas causas que hacen que te quedes en blanco frente a un examen

Miedo

Este es uno de los sentimientos más comunes que un estudiante siente cuando tiene un examen delante.

Muchas veces la inseguridad nos juega malas pasadas, y a pesar de saber que has estudiado lo suficiente para el examen, el bloqueo mental hace que no puedas exponer en el papel todos los conocimientos que tienes y eso, como es lógico, asusta.

Nervios

Este sentimiento puede manifestarse de muchas maneras diferentes.

Las más comunes son dolor de barriga, intranquilidad o insomnio. Si sufres alguno de estos síntomas es probable que los nervios se hayan apoderado de ti.

Pero no desesperes, puesto que los nervios son muy comunes. La mayoría de estudiantes lo padecen y no hay que darle mayor importancia puesto que, si sabes manejarlos bien, no interferirán en tus calificaciones.

Falta de descanso

Es normal que durante las épocas de exámenes te sientas más cansado, puesto que en ocasiones dedicamos mucho más tiempo al estudio y menos al descanso, pero esto no debería de ser así.

De hecho, durante estos periodos en los que la exigencia es más alta, es en los que tu cuerpo y tu mente deberían estar más descansados para que así pudieras rendir más.

Tómate un respiro cada dos horas y olvida lo de pasarte la noche sin dormir antes del examen, ya que esto solo hará que aumente tu desconcentración y no puedas superar correctamente el examen.

Evitar estas causas marcará la diferencia entre aprobar un examen o suspenderlo, así que son para tenerlas en cuenta, ¿no crees?

Una vez que conoces tres de los problemas que pueden causar el hecho de que tu mente se quede en blanco, vamos a darte 3 consejos muy sencillos para que afrontes los exámenes con tranquilidad, motivación y seguridad.

Descubre 3 consejos para que nunca más vuelvas a quedarte en blanco en un examen

1. Estudia con antelación

Como te hemos dicho anteriormente, dejarlo todo para la noche de antes solo te servirá para no poder enfrentarte correctamente al examen.

Si tu mente no se encuentra descansada, es muy probable que, a pesar de tener fresco el tema, no sepas responder a ninguna pregunta de las que se te plantean.

Para evitar esto puedes hacerte un calendario de estudio, donde aparezca organizado tanto el contenido que tienes que estudiar como los días en los que lo harás.

Planificar te hará el camino mucho más sencillo y antes de que te des cuenta habrás estudiado todo lo que tenías por delante.

2. Descansa la noche anterior

Estudiar a pocas horas de un examen no te va a asegurar aprobarlo.
Es fundamental que la noche antes de un examen duermas como mínimo 8 horas.

Si además lo acompañas de una cena ligera y saludable, la calidad del sueño será mucho mejor.

Dormir y alimentarte correctamente son factores clave que van a garantizar que tu cuerpo se encuentre mejor.

De esta manera a la mañana siguiente tu mente estará activa y llena de energía. Completamente preparada para enfrentarse al examen y superarlo con nota.

3. Evita las bebidas energéticas

Sentirte activo sin necesidad de recurrir a bebidas estimulantes como el café o las bebidas energéticas es posible.

Probablemente sientas que este tipo de bebidas te mantienen más despierto y alargan tus tiempos de estudio, pero has de saber que esto va a ser altamente perjudicial para tu cuerpo a la larga.

La opción más saludable es optar por una buena hidratación que permita el correcto funcionamiento del organismo, ya que está demostrado que, tan solo un 2% de deshidratación en tu cuerpo puede causarte cansancio y confusión.

Ten siempre a tu lado tu propia botella de agua para ser consciente de la cantidad que bebes y, si te gustan, puedes tomar también infusiones relajantes que te ayudarán a mantener la calma durante el periodo de exámenes.

Siguiendo estas pautas no solo obtendrás mejores resultados en tus exámenes sino que también vas a conseguir aumentar la confianza en ti mismo.

Recuerda que si has estudiado correctamente, los conocimientos siguen en tu mente, así que solo tendrás que dejarlos salir.

Ahora cuéntanos tú: ¿utilizas alguna otra técnica que te vaya bien para no quedarte en blanco frente a un examen?

Cogemos papel y boli para tomar nota.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.