La clave para tener una vuelta al cole feliz.

Especial vuelta al cole: Esto es lo que no puede faltar en tu mochila.

Tras un largo verano cargado de diversión, juegos y tiempo de descanso en familia toca la (tan temida por muchos) vuelta al cole.

Seamos sinceros.

No vamos a decir que es una temporada que a tu hijo, o incluso a ti, os ilusione especialmente porque sabemos que no es así.

Y no lo es por un sencillo motivo: el proceso de adaptación.

Adaptarse al nuevo día a día escolar lleva tiempo y volver a tener las rutinas de antes también.

Por eso, hoy queremos darte algunas claves para que tu hijo afronte mejor la vuelta al cole.

Si has llegado leyendo hasta aquí, es posible que esperes que te demos un listado de lo que se necesita para la vuelta al cole, de libros, de cosas que podamos reutilizar del año pasado y, en definitiva, de todo lo relacionado con el material escolar.

Pues tenemos que decirte que no es así.

Y es que ya sabes que en L’Estuditeca nos encanta aportar información de valor que no puedas leer en otros blogs, y lo que nosotros consideramos imprescindible para la vuelta al cole, esos elementos que no pueden faltar en la mochila de tu hijo tienen más que ver con el aspecto emocional que con el puramente material.

Porque te aseguramos que estos aspectos son muchos más importantes y más útiles para que tu hijo disfrute de un curso feliz que el hecho de tener el último modelo de libreta o el estuche más chulo.

Si piensas como nosotros, quédate a leer porque lo que te contamos te va a gustar.

Los 3+1 elementos imprescindibles para tener la vuelta al cole más feliz del mundo.

1. Ilusión

Lo hemos puesto como primer elemento porque es la gasolina que nos mueve a todos.

Sin ilusión no hay novedades, no hay proyectos y no hay energía.

Así que asegúrate de que a tu hijo no le falta en su mochila su tarrito de ilusión, pues es el que hará que absorba los conocimientos mucho mejor, se preocupe por aprender y cumpla todos los objetivos que se proponga.

La ilusión es gasolina para el cerebro y para el corazón. 

Por esto es tan importante que no falte nunca.

2. Motivación

En este punto, como en la mayoría de ellos, tú tienes una tarea clave, y es que dependiendo de tu estado de ánimo y de los comentarios que hagas delante de tu hijo con respecto a la vuelta al cole, él se lo tomará de una manera o de otra.

Sabemos que son fechas complicadas también para ti, pero recuerda que es importante que delante de los peques se eviten comentarios negativos en relación a la vuelta a las actividades escolares.

Frases como “qué pereza volver a levantarse temprano” o “ahora todas las tardes a hacer deberes” van a hacer que tu hijo se sienta mal, sin ganas y desmotivado desde el minuto uno.

Lógico, ¿no crees?

En su lugar, apóyalo potenciando los aspectos positivos de comenzar un curso nuevo, como por ejemplo son el reencuentro con los amigos, conocer a sus nuevos profesores, aprender nuevas cosas que antes no sabía o descubrir retos totalmente novedosos.

De esta forma, la vuelta al cole será para él una aventura que estará deseando comenzar.

3. Esfuerzo

Es importante que hagas consciente a tu hijo de que el proceso de adaptación no va a ser un camino de rosas.

Que le costará un poco madrugar de nuevo, adaptarse a los nuevos horarios y cumplir con sus nuevas tareas y rutinas.

Esto va a ser así, y cuanto antes sea consciente de todo ello, mejor será tanto para él como para toda la familia.

Si necesitas un poco de ayuda para esto, te recomendamos que cambies de forma progresiva los horarios de tu hijo. De esta forma podrá adaptarse poco a poco al nuevo curso sin sentirse agobiado.

También es importante que las horas de sueño, comida y deberes estén bien definidas y se mantengan en el tiempo, puesto que esto creará un orden en la vida de tu hijo.

El descanso será esencial, ya que la falta de sueño puede provocarle irritabilidad o mal humor, así que, además de cumplir sus tareas, haz que también tenga espacio para el ocio y el descanso.

Y por último… ¡una gran sonrisa!

Ya, ya sabemos que puede parecer lo típico, pero te lo decimos en serio.

La alegría y las sonrisas son contagiosas.

O no me digas que tú prefieres rodearte en el trabajo de gente con la cara larga y que no sonríe ni aunque le cuentes el mejor chiste…no, ¿verdad?

Pues incúlcale a tu hijo lo mismo.

La simpatía y la alegría abren muchas puertas, así que este año, sea la del nuevo curso la que abra con la mejor de sus sonrisas.

Si te ha gustado este post y quieres compartirlo con algunos padres que creas que necesitan esta ayuda, siéntete libre de hacerlo.

¡Esperamos que a ti también te sirva y tu hijo comience su nuevo curso lleno de ilusión!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.