Mejora la comprensión lectora de manera fácil, dinámica y rápida.

¿Tu hijo no consigue retener en su mente lo que lee? Con estos 4 consejos de comprensión lectora no le volverá a ocurrir nunca más

Que tiene que estudiar más.

Que va flojo en algunas asignaturas.

Que repase en casa.

Esta y otras frases son las que te dicen los profesores para que tu hijo mejore.

Sin embargo, tu lo ves leer una página tras otra, día tras día.

Ves cómo pasa las tardes frente a los libros, realizando sus tareas pero la realidad es que esas horas no se reflejan en sus resultados académicos.

Y es frustrante. Para ti y para él. Porque a pesar de que trabaja en sus tareas y lleva al día los apuntes y estudios en general, no se ve mejora alguna.

Es entonces cuando te preguntas: ¿qué está pasando? ¿qué está haciendo mal? ¿quién falla? ¿él?  ¿sus profesores? ¿nosotros?

Lo cierto es que puede que el problema en sí se deba a no tener una buena habilidad de comprensión lectora. Pero…

¿Qué es la comprensión lectora y cómo puede mejorar los resultados académicos de tu hijo?

Vamos a empezar por aclarar el término “comprensión lectora”. Y es que este concepto se podría definir como la capacidad de entender lo que se lee, ya sea en referencia al significado de las palabras que componen un texto o a la comprensión global del mismo.

Es decir, hasta qué punto tu hijo entiende lo que lee.

La comprensión lectora no tiene que ver con la velocidad de lectura, porque, dime algo: ¿qué importa que tu hijo lea muy rápido si para comprender y asimilar el texto va a tener que leerlo varias veces?

Sí es verdad que, al final, el hecho de tener una buena comprensión lectora va a hacer que mejore la rapidez con la que aprende y lee textos sin tener que repetir su lectura una y otra vez.

El fin de la comprensión lectora es poder adquirir los conocimientos que transmite el texto de una manera rápida y efectiva sin tener que releer.

Descubre cuatro consejos para que tu hijo mejore su comprensión lectora consiguiendo que entienda todo lo que lee de una sentada.

1 Leer. Mucho y bien.

Posiblemente es el consejo más básico y sencillo que va a ayudar a tu hijo a mejorar la comprensión.

Y es que leer va a mejorar su nivel de lectura, y va a producir que la estructura del lenguaje escrito cada vez le resulte más simple, con el objetivo de que apenas le cueste trabajo asimilar lo que lee.

¿Pero qué ocurre si a tu hijo no le gusta leer?

Un buen truco para que empiece a leer por su cuenta y no se sienta presionado es darle la posibilidad de que sea él mismo el que elija que leer, ya sea prosa o poesía, pero además también la temática o, incluso, los autores.

De esta manera vas a conseguir que empiece su pasión por la lectura y así mejore también su comprensión.

2 Aumentar su vocabulario.

Aunque suene complicado, aumentar su vocabulario puede ser de lo más sencillo. Puede hacerse mediante el apoyo de un diccionario cuando se lee y no se sabe alguna palabra. El hecho de buscar la palabra, ese esfuerzo, aumentará su curiosidad por responder las preguntas y dudas que le surgen y, a su vez, aumentará su vocabulario. Anotando la palabra y su significado, aumentará su memorización y aprendizaje.

Otra manera puede ser mediante fichas de palabras nuevas, que sean acordes a su edad y que tengan que definir.

Siendo sinceros, para que que tu hijo desarrolle una buena comprensión no sólo hay que entender cada una de las palabras, sino el texto completo. Es decir, el verdadero conocimiento está en la capacidad de reflexión, análisis y crítica.

¿Y cómo es posible mejorar esto?

El sistema educativo cada vez le da más importancia a este aspecto, pero es cierto que en primer lugar debemos dársela en casa.

Al principio, ejercitar este aspecto no se realizará durante la lectura, sino tras ella, haciendo el esfuerzo de recordar lo leído y aprender de ello, analizando dónde y cómo aplicar lo que se ha leído.

4 Aplicando el método Cloze.

El método Cloze es uno de los más utilizados para la mejora de la compresión lectora. Este método se basa en completar un texto en el que se han eliminado, de manera sistemática, una serie de palabras.

Esto permite que la lectura se convierta en una búsqueda dinámica del significado, y funciona como un ejercicio de relectura.

Esta es la manera en la que podrás aplicarlo fácilmente en casa:

  • Facilítale un texto a tu hijo dándole un tiempo razonable para su lectura.
  • Recoge el texto y entrégaselo habiendo borrado palabras de forma regular (1 de cada 4 o 1 de cada 6).
  • Dale unos minutos para completarlo.

Puedes decidir qué palabras puede utilizar, si las mismas que se encontraban en el texto original o sinónimos de ellas.

Estos son nuestros cuatro consejos para que tu hijo mejore su comprensión lectora de manera fácil, dinámica y rápida.

¿Nos cuentas si tienes algún otro secreto?
¿Qué técnica aplicas en casa para que tu hijo entienda lo que lee?

Te leemos en comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.